NOTICIA
13-09-2016

Ruido en el sistema de transmisión por correa de accesorios: Tipos y diagnóstico

Si el sistema de transmisión por correa de accesorios de un coche hace ruido, es más que probable que el origen esté en la correa del ventilador debido a una desalineación de las poleas; a una tensión demasiado baja o la presencia de un componente averiado, o desgastado, en el sistema.

Los expertos en sistemas de transmisión de potencia de Gates inciden en la necesidad de determinar exactamente de qué tipo de ruido se trata y cuándo se produce. Así, por ejemplo, “la solución para un ruido provocado por una desalineación de una polea seguramente no servirá para acabar con el ruido por deslizamiento causado por una tensión insuficiente”, indican a través de su portal técnico Gates Techzone.

Para poder revisar de manera precisa el origen del ruido, es importante que el sistema esté cargado. Los consejos de Gates pasan por asegurarnos de los siguiente:

  • Aire acondicionado y ventilador al máximo.
  • Luces encendidas.
  • Ruedas giradas en 3/4 hacia la derecha o la izquierda.
  • Calefactor de parabrisas encendido.

Tipos de ruido en la correa

Cambiar la correa de transmisiónUn chirrido que aumenta en frecuencia a medida que el motor se revoluciona puede ser el resultado de una vibración de la correa causada por unas poleas mal alineadas. Esta suele ser la principal causa de ruido de las correas. Cuando un tramo de una correa acanalada mal alineada se introduce en las ranuras de una polea, el primer contacto se produce únicamente con un lado de la ranura. Cuanto mayor sea el ángulo de desalineación, mayor será la longitud de deslizamiento radial que experimentarán los dientes de la correa al insertarse en la polea, lo que provocará vibraciones por fricción o chirridos.

Si se produce un silbido fuerte al arrancar el vehículo, normalmente es un indicio de una tensión insuficiente (la segunda causa más habitual de ruido en la correa). Si la tensión no es correcta, la correa resbalará, los flancos se desgastarán y se alisarán, y la correa terminará endureciéndose a causa del «envejecimiento por calor», un proceso conocido también como «alisado». Y cuanto más lisa sea la superficie de los dientes de la correa, más altas serán las probabilidades de que se escuche un silbido.

Asimismo, es posible que una piedra u otro cuerpo extraño haya penetrado en la correa, lo que podría provocar ruidos de rechinamientos, repiqueteos o golpeteos.

Desde Gates, inciden en que es conveniente no utilizar pulverizadores para correas. “La pulverización puede silenciar el deslizamiento de la correa, pero el material de la correa absorberá el líquido pulverizado y, una vez seca la superficie del diente, el ruido volverá a aparecer. Además, el pulverizador puede provocar la degradación del compuesto de la correa”.

Otros tipos de ruidos

Podemos, del mismo modo, identificar un ruido proveniente del tensor. Un chirrido o un traqueteo procedente del tensor puede indicar el desgaste de sus componentes internos y un riesgo de fallo del tensor.

Del mismo modo, el ruido puede estar radicado en la polea. Indicios como un ruido de golpeteo pueden derivarse también de un problema en los rodamientos del conjunto de poleas. “Los daños en los rodamientos normalmente pueden detectarse si se escucha un golpeteo continuo que aumenta a medida que lo hacen las revoluciones del motor”. Para localizar el ruido: apague el motor, desmonte la correa y, a continuación, gire manualmente todas las poleas para observar si alguna gira con dificultad, presenta resistencia o vibra.

Te puede interesar:

¿Sabes detectar problemas en la correa de transmisión?

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.