NOTICIA
10-06-2021

¿Sabes ajustar bien los retrovisores?

Que levante la mano el que en su 'carrera' de conductor no se ha llevado al menos un susto con un coche que no hemos visto por el llamado ángulo muerto. De ahí que la Dirección General de Tráfico incida una y otra vez en la necesidad de que coloquemos bien los retrovisores.

Mientras tengamos un coche que incorpora esa detección de ángulo muerto en sus retrovisores tendremos que saber cómo evitar los sustos o, por lo menos, que sean los menos posibles.

La Dirección General de Tráfico establece que para circular es obligatorio tener en óptimas condiciones dos de los tres retrovisores que tiene el vehículo: el interior y el exterior izquierdo. Con la ley a la vista es posible conducir con el derecho roto o deteriorado, pero las autoridades recomiendan repararlo cuanto antes.

Así se deben colocar

Siempre con el coche parado, por eso se recomienda comprobar su estado antes de ponerse en marcha por si le han dado un golpe o movido. También se debe colocar el asiento que influirá y mucho en la posición de los espejos, por lo que cualquier mínima variación en la distancia o altura del asiento del conductor repercutirá en la visión en carretera.

  • El espejo central. Colócalo de tal manera que sea el centro de la luneta trasera, de manera que nos permita verla por completo. De esta forma toda esta parte quedará cubierta y podrás observar a todos los coches que circulan por detrás. La posición correcta de este espejo es esencial para poder colocar los dos exteriores.
     
  • El izquierdo: se debe hacer apuntando al horizonte. Una vez colocado a una altura media en la que podamos ver la carrocería del vehículo sin apuntar al horizonte, deberás ir maniobrando para abrir el espejo de manera que la parte visible del vehículo sea la menor posible. Haciendo que este lateral desaparezca justo en el punto adecuado conseguiremos reducir el ángulo muerto.
     
  • El derecho. El método es el mismo que en el caso del retrovisor izquierdo. Debe mostrar la mínima parte del lateral derecho de la carrocería del vehículo.
     

Para comprobar si los has ajustado correctamente, cuando estés conduciendo y un coche se aproxime a ti por detrás deberías verlo en primer lugar por el espejo interior. Cuando cambie de carril, irá desapareciendo de este retrovisor para aparecer en el exterior. La clave está en que esta transición debe hacerse sin retrasos ni saltos, es decir, no deberías perder de vista en ningún momento la imagen de ese vehículo.

Visita tu taller de confianza, tienes más de 800 a tu servicio, y deja que nuestros profesionales revisen el estado de tu coche. Los profesionales de la Red EuroTaller trabajamos por tu seguridad cuidando del buen mantenimiento de tu automóvil.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.