NOTICIA
08-09-2015

¿Sabes cómo utilizar los frenos de tu coche de forma correcta y en cualquier situación?

Uno de los momentos más críticos con los que te puedes encontrar mientras conduces es aquel en el que debes frenar. Aparentemente es algo sencillo, pero además de ser capaz de detener el coche, debes ser capaz de mantener el control ¿Sabes cómo frenar de manera segura en cada ocasión?

Sin duda, es primordial calcular la distancia. Si quieres frenar sobre una calzada seca, puedes utilizar la Regla del Cuadrado. Es sencilla: consiste en calcular el cuadrado de la primera cifra de la velocidad a la que estás circulando. Para que te hagas una idea, si circulas a 50 km/h y frenas, recorrerás 25 metros.

Siempre que sea posible es mejor frenar en recto. Cuando el coche reduce velocidad en un recorrido recto, las fuerzas ejercidas se reparten entre las dos ruedas y sus ejes correspondientes. Pero como esto no siempre es posible, si debes frenar durante una curva, lo ideal es que lo hagas con tacto y suavidad. Una frenada fuerte puede hacerte perder el control del coche.

Si no queda más remedio que parar tu coche por una emergencia, ten en cuenta que el vehículo se dirigirá justo al punto en el que fijes tu mirada.

Para frenar de manera rápida, lo mejor es que presiones el freno con fuerza. No dudes, no adaptes la intensidad cuando sientas que comienza a funcionar el ABS, no es necesario. Este sistema de frenada funciona perfectamente siempre que la presión sobre el circuito hidráulico sea constante. Así que recuerda, pisa el pedal del freno con fuerza y decisión.

Otro momento complicado es cuando conduces por carretera con coches delante y detrás. Si algo ocurre y debes frenar, ten en cuenta dos cosas:

1. Pisa el pedal del freno todo lo que puedas. Eso sí, deja cierta distancia con el vehículo que te precede.

2. También debes estar alerta y controlar el coche que tienes detrás. Es muy importante que sea consciente de que has parado el coche. Si el conductor del coche que te sigue no frena a tiempo, acércate al vehículo de delante aprovechando la distancia que has dejado. Pero si no crees que van a chocar contra tu automóvil no lo dudes, maniobra y sal de tu posición.

Cuando circulas en fila india y los coches de delante frenan, pueden surgir problemas. Si además lo haces a velocidad media o alta, estate alerta y busca una línea de escape. Por ejemplo, si conduces por el carril derecho utiliza el arcén para evitar que te alcancen.

Para frenar tu coche existen otras maneras además de pisar el freno. Una de ellas es reducir la velocidad a través de las marchas; es decir, utilizando la caja de cambios. Muy útil en puertos de montaña y largos descensos.

Si de manera imprevista aparece un obstáculo en la calzada, lo primero que debes hacer es reducir la velocidad antes de girar el volante y cambiar la dirección del coche. De no ser así podrías derrapar, o incluso perder por completo el control del coche y volcar.

¿Sabes qué es una frenada de emergencia? Pues aquella en la que pisas a fondo el freno y también el embrague. Con esto conseguirás que el motor no se cale, así que tranquilo podrás seguir circulando.

Como ves son muchas las ocasiones en las que el sistema de frenos debe estar en perfecto estado. Sé un conductor responsable y acude a tu EuroTaller para que revisen los frenos de tu coche.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.