NOTICIA
23-09-2019

¿Sabes qué son las clotoides? Las usas cuando coges el coche y probablemente las desconoces

En la mitología griega Cloto o Klothó era la hermana menor de las Moiras —equivalentes a las Parcas romanas—, las temidas diosas que asignaban el destino de cada individuo. Cloto era la “hilandera”, la encargada de tejer el hilo de la vida, desde el momento del nacimiento hasta la muerte. Los matemáticos decidieron bautizar como clotoide —derivado de Cloto— a una curva plana, de tipo espiral, que ensambla una recta con una circunferencia.

La curva clotoide —también llamada espiral de Euler o espiral de Cornu— es muy utilizada para unir tramos rectos con tramos curvos, por ejemplo, los que hay en las transiciones entre dos carreteras, o dos tramos circulares que tienen curvaturas diferentes.

La clotoide, sin entrar en términos matemáticos, no es más que una curva que une una recta y una circunferencia de una forma más gradual y suave. Esta curva está prácticamente en todas partes, ya sea en autopistas y autovias o en los trazados de las vías de tren.

Esta curva es tan importante porque nos permite pasar de un trazado recto a un trazado en circunferencia a gran velocidad sin que tengamos que dar volantazos para modificar nuestra trayectoria de forma brusca. Sin la cloitoide los trenes modernos descarrilarían y los coches solo podrían incorporarse a autopistas o autovías a velocidades muy bajas. Incluso, también tiene su uso en aviación.

Esta singularidad permite al conductor adaptarse de una forma suave al cambio de trayectoria y disponer de una mayor visibilidad. Desde el punto de vista de la eficiencia, la clotoide produce además menor desgaste de neumáticos, menor consumo de combustible y frenos, ya que no es preciso frenar el vehículo antes de llegar a la curva.

Su origen, en el ferrocarril

El origen de la cloitoide está en los trenes. En los primeros ferrocarriles debido a su baja velocidad y a los grandes radios utilizados para construír las curvas nunca fue necesario el uso de clotoides, pero en cuanto la velocidad de éstos empezó a aumentar el uso de esta se convirtió en algo fundamental.

El primero en hablar de ello fue el ingeniero y físico escocés William John M. Rankine en 1862 en su obra ‘Civil Engineering’ en la que ya hablaba de algunas curvas que se podrían utilizar con este propósito, como la curva de los senos de William Gravatt o la curva de ajuste de Qilliam Foirde de 1842. No fue hasta la llegada de Marie Alfred Cornu, físico francés, cuando a partir de sus trabajos en óptica se extrapoló la ahora conocida como espiral Cornu, radioide de arcos o clotoide.

¿Quién iba a decirte que una de las Moiras iba a estar tan presente en nuestros viajes por carretera? En ellos, también deben estar presentes una conducción responsable, así como un mantenimiento adecuado de tu vehículo. En la Red EuroTaller, cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu vehículo. Busca tu taller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.