NOTICIA
13-04-2016

¿Sabes realizar las tareas más sencillas de mantenimiento de tu coche? Ponte a prueba

Pueden parecer sencillas pero muchos conductores no se atreven a ponerse manos a la obra o simplemente no les interesa demasiado. Pero atender mínimamente al mantenimiento de nuestro coche puede ahorrarnos muchos disgustos, que en el futuro pueden convertirse en averías de gravedad.

Cambiar una rueda

Esta tarea es un clásico. Se supone que todos los conductores deberían enfrentarse a esta operación sin ningún tipo de problema, pero una encuesta de Goodyear de 2012 alertaba de que solo un 25% de los conductores jóvenes europeos sabía enfrentarse a este problema con éxito. Por precaución es una operación que todos deberíamos controlar, porque nunca sabemos cuando nos podemos ver expuestos a una avería provocada por un pinchazo. Es importante aprender a colocar el gato (tiene una posición marcada en los bajos del coche que podemos consultar en el manual de instrucciones del coche). Manejar la llave para aflojar y apretar tuercas es la operación complementaria básica a la anterior. Si sabemos dominar ambas podemos cambiar la rueda sin ningún problema.

Tampoco debemos olvidarnos de revisar de manera periódica la presión de los neumáticos. Mantenerlos en buen estado puede evitar problemas tan graves como reventones, aumento de la distancia de frenado, pérdida de estabilidad o algunos menos importantes pero costosos, como una disminución de su vida útil. Comprobar la presión es un proceso relativamente sencillo. En una estación de servicio podemos ajustarla si fuera necesario en 5 minutos. La presión recomendada para los neumáticos de tu coche puedes encontrarla en el libro de instrucciones o en un adhesivo en el perfil de la puerta.

Revisar el nivel del aceite

Revisar el aceite con frecuencia es otra de las labores prioritarias si no queremos enfrentarnos a una avería en mitad del viaje. Se trata de una tarea de mantenimiento básico de fácil ejecución: buscar la varilla del aceite, extraerla y comprobar que el nivel de aceite se encuentra entre las dos muescas que indican el máximo y el mínimo recomendado para los niveles de lubricante.

Cambiar las escobillas

Ya hemos incidido en la importancia del cambio en las escobillas de una manera regular, al menos una vez al año. Si comprobamos que la limpieza de la luneta no es uniforme o  escuchamos chirridos extraños debemos saber que es urgente un cambio en las mismas. Una correcta limpieza del parabrisas es esencial para asegurar la visibilidad y la seguridad. Generalmente las escobillas se conectan al brazo con un clip sencillo, aunque cada modelo tiene su sistema. De todas formas no es una operación en absoluto complicada.

Si aprendes a realizar estas sencillas operaciones de manera regular estarás a salvo de sobresaltos y averías fácilmente evitables. Si tienes dudas o necesitas ayuda acude a tu EuroTaller más cercano. Allí te atenderán los mejores profesionales.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.