NOTICIA
20-05-2021

¿Sabías que los badenes pueden provocar costosas averías en tu coche?

Los badenes son un elemento más en las calles españolas, un nuevo 'agente' en la movilidad destinado a mejorar la seguridad vial. Fácil y eficaz para reducir la velocidad en ciertas zonas y puntos estratégicos como antes de pasos de peatones, rectas o zonas escolares.

No obstante, no están bien vistos por los conductores, ya que provocan quebraderos de cabeza en la mecánica de los vehículos. Y es que pasar a una alta velocidad, suele provocar más de un daño.

Según el RACE, el Ministerio de Fomento contempla dos tipos de badenes reductores de velocidad:

El paso peatonal sobreelevado, también denominado de sección transversal trapezoidal. Deben tener una zona sobreelevada central de 10 centímetros de altura y cuatro metros de longitud con dos rampas, que a su vez no podrán superar el metro de longitud si el badén está situado en una zona limitada a 30 km/h, 1,5 metros para una limitación de 40 km/h y 2,5 metros para las zonas de 50 km/h. Otro requisito es que el borde la rampa, es decir, la distancia entre el asfalto y el principio de la rampa, no supere los 5 milímetros, importante para evitar daños materiales en los vehículos.

En el caso de los badenes 'lomo de asno', según la normativa de Fomento, están realizados con material plástico resistente y no se utilizan nunca como paso de peatones. La zona sobreelevada es de 6 centímetros con respecto al asfalto y 4 metros de largo. Al igual que ocurre en el paso peatonal sobreelevado, el borde de entrada debe ser inferior a 5 milímetros.

¿Qué hacer para evitar averías?

Siempre hay que circular prestando atención a todo lo que nos rodea. Es importante que anticipes la llegada de un badén para que puedas ir reduciendo la velocidad de forma progresiva y evitar dar un frenazo brusco.

Si no pasas por él despacio tú y los pasajeros notaréis el golpe, la carrocería podría tocar con el suelo —sobre todo si es un coche deportivo—, y los frenos y amortiguadores se deteriorarán.

Si los neumáticos no están en buen estado o tienen la presión incorrecta, ya que al pasar por un badén más fuerte de lo que sería adecuado podría provocarse un reventón. Y si en alguna ocasión te has visto tentado –o lo has hecho- a esquivar un badén con una rueda, no lo hagas otra vez. Lejos de ayudar, estarás provocando una deformidad irregular en los neumáticos y en los muelles de los amortiguadores. Evita este mayor desgaste pasando las dos ruedas de cada eje a la vez.

Y para prevenir que tu coche sufra al pasar por un badén, aunque lo hagas despacio, es importante que no pises el pedal del embrague, ni realices ningún cambio de marcha. Tampoco recurras al punto muerto, porque tendrás menos control del vehículo.

Visita tu taller de confianza, tienes más de 800 a tu servicio, y deja que nuestros profesionales revisen el estado de tu coche. Los profesionales de la Red EuroTaller trabajamos por tu seguridad cuidando del buen mantenimiento de tu automóvil.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.