NOTICIA
04-05-2021

Síntomas de que la cremallera de dirección tiene fugas

Atrás han quedado, aunque alguno habrá, aquellos tiempos en los que para hacer una maniobra teníamos que dejarnos los brazos para poder girar el volante. Ya hace años que la inmensa mayoría de los coches que circulan hoy por nuestras carreteras llevan un sistema de dirección asistida y también la gran mayoría usa el de cremallera.

El funcionamiento no es complicado, como podrán ratificar en nuestro EuroTaller de confianza, se coloca un cilindro con un pistón en la cremallera, y se añade líquido a ambos lados del pistón. Añadir presión al líquido en uno de los lados del pistón obliga al pistón a que se mueva, girando la cremallera y asistiendo con la dirección.

¿Por qué tiene fugas?

Pues la respuesta no es ajena a muchos de los problemas que nos podemos encontrar en nuestro automóvil. La edad. El paso del tiempo no perdona y en este caso los componentes del sistema de dirección asistida lo acusan. Más, si cabe, en este elemento que tanto usamos en cuanto nos subimos a nuestro coche. Así que cabe la posibilidad de que varios componentes se desajusten.

Lo más probable es que esas fugas comiencen en una de las juntas de la cremallera de dirección. También en los puntos de conexión o a través de grietas en los latiguillos y conductos de caucho flexible. Las condiciones medioambientales y los estilos de conducción pueden provocar que las juntas se sequen, encojan, agrieten o salgan de su asiento.

¿Por qué suceden?

  • Los latiguillos y los conductos son de un caucho flexible que se puede agrietar
  • Las conexiones se pueden aflojar
  • Las juntas entre el árbol de dirección y la cremallera de dirección, o alrededor de las conexiones de las rótulas de dirección, pueden encoger, agrietarse, secarse o salirse de su asiento.

¿Cómo saber si hay fugas?

Normalmente, el líquido de dirección que se pierde tiene un olor a aceite quemado, y por lo general es de color rojo o rosado. Puede que se vea un pequeño charco en el suelo debajo de la parte trasera del motor.

Si existe esa fuga notaremos que la dirección empezará a hacerse difícil e inconsistente hasta que falle por completo, ya que se pierde toda la energía auxiliar. Si vamos por una carretera relativamente recta, no supondrá una gran diferencia. Pero si hay que girar a una cierta velocidad no será ni fácil ni seguro.

No quiere decir que se vaya a tener un accidente pero habrá que estar muy atento porque cambiará de forma importante la forma que tengamos que aplicar para manejar una dirección que se habrá vuelto pesada. Además puede provocar otras consecuencias como que se sobrecaliente la cremallera o la caja de dirección.

Recuerda que si tienes dudas con cualquier elemento mecánico de tu vehículo puedes ponerte en manos de profesionales y pedir cita en tu EuroTaller de confianza ¡Cuida de tu seguridad y de la de los demás!

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.