NOTICIA
18-11-2020

¿Tienen los coches retenes? Hay varios tipos y así se estropean

Los retenes son unos de esos componentes del coche, pequeños pero imprescindibles y que pocas veces nos fijamos en ellos. Son unas pequeñas piezas del automóvil que tienen como misión mantener la lubricación y obtener la impermeabilidad en zonas tan importantes del coche como el motor, el cambio y el diferencial, cojinetes, etc. Deben conseguir que el agua, el polvo o líquidos no entren en esas partes tan sensibles.

Tienen forma circular dispuesta entre un eje y su carcasa, en el caso del motor debe garantizar esa estanqueidad mencionada al tiempo que permite el giro del eje. Este es el más importante de los retenes del coche. Suelen estar fabricados de un caucho sintético que aporta flexibilidad e impermeabilidad.

¿Se pueden estropear?

Como todo elemento del coche está sujeto al correspondiente desgaste y eso puede suponer que haya fugas de fluido lubricante, por ejemplo. Así que al menor síntoma o mancha en el suelo hay que ir sin falta a nuestro EuroTaller de confianza para que nos hagan una revisión a fondo que será siempre mejor que lamentar una avería posterior más importante.

Si nos centramos en el retén del cigüeñal hay otro factor que es la temperatura externa. Si está muy por debajo puede provocar grietas en el caucho y hacer que este se vuelva quebradizo. En el otro extremo, un excesivo calor  podría provocar una dilatación excesiva del componente y, además, una degradación del caucho.

En ambos casos, el daño sobre el componente es irreparable y el envejecimiento prematuro del caucho va a ser evidente en un corto espacio de tiempo.

En tercer lugar, además de los años y la temperatura, hay otros factores que afectan a su vida útil y son:

  1. Giros a gran velocidad. Hacerlo de forma habitual a gran velocidad puede provocar el desgaste prematuro del retén.
  2. Lubricación insuficiente. Puede hacer que el caucho se reseque y se generen fisuras y que se produzca una pérdida de aceite por el retén del cigüeñal.
  3. Ubicación imprecisa o excesiva presión del retén. Debido a una colocación del retén en posición incorrecta o con una mala elección del componente, que no tenga las medidas requeridas.
  4. Instalación incorrecta. Puede provocar un fallo y la posible pérdida de aceite por el retén del cigüeñal.
  5. Efecto de otros componentes químicos. Refrigerantes, líquidos de limpieza, aceites, sal y otros componentes químicos similares que entren en contacto con el retén.

En la Red EuroTaller cuidamos cada detalle del buen mantenimiento del vehículo, porque queremos que viajes seguro y confortable. Visita tu taller de confianza más cercano y deja que nuestros profesionales pongan a punto tu automóvil.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.