NOTICIA
08-04-2021

Trucos para mantener a tono el turbo del coche

Ya casi todos los coches que llevamos tienen algún tipo de mecánica sobrealimentadas mediante uno o varios turbocompresores. Nos permite maximizar la potencia, intenta que el consumo no se dispare y también contiene las emisiones a la atmósfera.

Para que se nos conserve durante muchos, muchos años, tenemos que seguir una serie de consejos para que no se note el paso del tiempo. El primero de ellos es siempre que pasemos nuestras revisiones en EuroTaller para que nos lo cuiden mejor que nosotros mismos.

El resto consiste en varias ocasiones en aplicar el sentido común en la forma de conducir el vehículo. Una conducción suave y eficiente ayuda, así como mantener que los elementos mecánicos tengan la temperatura correcta para evitar fallos en el funcionamiento, especialmente a la hora de arrancar o parar el motor.

Por lo tanto hay que evitar los acelerones en frío. Así que, si el motor no cuenta con al menos 80 grados de temperatura, el turbo no funcionará en las condiciones ideales. Esto tiene que ver con la lubricación de este elemento.

Así que también las revoluciones deben tener una bajada gradual cuando desconectemos el motor. Apagar el motor de golpe provoca el desgaste del turbo. Lo mismo ocurre si elevamos las revoluciones estando parados o en punto muerto. Son consejos que ya hemos ofrecido en otras ocasiones pero ahora vamos a recordar otros puntos importantes.

Cuida el aceite

Si antes hemos apuntado la importancia de que el turbo alcance su temperatura de funcionamiento es evidente que para ello el aceite es básico. Es el elemento fundamental para que el turbocompresor se mantenga sano. Por eso es imprescindible utilizar siempre un aceite de calidad recomendado por nuestro EuroTaller.

En la misma línea está el revisar los manguitos tanto los de refrigeración, como los del propio turbo. Pueden cuartearse, estropearse y tener fugas, afectando a la lubricación y a distintos componentes.

Un tercer factor al que hay que prestar atención para un buen mantenimiento del turbocompresor es la carbonilla, que afecta muy negativamente a su funcionamiento. Para evitarla, además de cambiar los filtros cuando nos aconsejen en EuroTaller, podemos ayudar a mantener limpio el sistema de admisión y escape con un truco: usa marchas cortas de vez en cuando, y pisa fuerte el acelerador en una rampa.

Tampoco es bueno dar acelerones. Hay una costumbre, cada vez menos extendida, de que hay que ir siempre en la marcha más larga posible para ahorrar combustible pero dando grandes aceleraciones en momentos puntuales. Sin embargo, este tipo de conducción afecta al turbo, ya que provoca que el motor cree depósitos dentro del propulsor y cause averías porque no pueden alcanzar la presión de soplado que les hace funcionar de manera correcta.

Para un buen mantenimiento de tu coche, encuentra tu taller de confianza más cercano, donde los profesionales de la Red EuroTaller revisamos el estado de tu coche y cuidamos de su mantenimiento para que viajes cómodo y seguro.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.