NOTICIA
03-04-2013

Un mecánico alemán estrella el Mercedes de un cliente. Su reparación, 650.000 euros

Susto para el mecánico, para el aprendiz que le acompañaba y para el propietario de uno de esos coches que cortan la respiración cuando los ves pasar cerca. Concretamente un Mercedes 300 SL de colección (modelo conocido como “Alas de gaviota” y del que apenas se fabricaron 1.400 unidades entre 1954 y 1957) que tras pasar por el taller para una puesta a punto acabo boca abajo en medio de un campo de labranza y con serios desperfectos en su exterior. Susto, también, para la compañía de seguros (otra factura de escándalo): la reparación de este caprichito en acero y aluminio saldrá por 650.000 euros.

Tener al alcance de la mano uno de estos modelitos debe de ser muy tentador. Pero tanto el mecánico del taller donde se estaba realizando su mantenimiento, de 26 años, como el aprendiz del mismo, de 19, se lo pensarán dos veces antes de volver a coger el coche de un cliente. Y es que la joyita, que acabó estrellándose a las afueras de Stuttgart, y sus 240 caballos, deben requerir un plus de experiencia al volante. De hecho, su propietario, al conocer la noticia -y atención a la templanza en la respuesta- parece que se limitó a afirmar que el coche traza bien las curvas siempre que lo sepas conducir.

Mala campaña de imagen para el taller

El suceso, que ha saltado a las páginas de periódicos alemanes como Der Spiegel y de muchos otros países, no le va a venir muy bien a los propietarios del taller que se encargaba de su puesta a punto: Mechatronik, un especialista en clásicos cuyo lema -casualidades de la vida- es “perfección, calidad y pasión”. Pasión, desde luego, parece que no ha faltado.

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.